El talento de vestir la cama tiene un nombre: “bed styling”. Y en Decommunity te da todas las claves para crear tu estilo de cama propio sin dejarte ningún detalle. 

Si siempre has querido que tu cama te transporte a la del hotel de tus vacaciones, bien ordenada, combinada y cómoda…¡Sigue leyendo! 

¿Cómo vestir mi cama?

Una cama bien vestida es el elemento ideal para crear un buen clima en tu dormitorio. Se trata de buscar una combinación de luminosidad, armonía y paz que te regenere nada más ver tu cama. 

No hay que olvidar que la elección del colchón y las almohadas es más que importante, pero también nos hará descansar el doble una cama bien ordenada y una ropa de calidad, que no solo adorne nuestro colchón, sino que reconforte. ¿Empezamos? 

Elementos y orden del bed styling

Lo primero es tener claro qué elementos necesitamos para crear nuestro bed styling y en qué orden irán. Para cuidar nuestro colchón necesitaremos un protector básico. Una vez tengamos esto, por encima irán la sábana bajera, la encimera y una colcha, funda o edredón. Esto último dependiendo de la época del año que nos encontremos. 

Por otra parte, como elementos decorativos más esenciales, tenemos los cojines cuadrantes y plaids (manta decorativa auxiliar colocada a los pies de la cama). Esto es lo que le dará el toque personal y único que necesita tu bed styling. ¡Prepárate para reconvertir tu cama en una tu nueva cama de ensueño!

Medidas ideales

Si lo que buscas es crear un bed styling bien cuidado y ordenado, será indispensable que tengas en cuenta la medida de tu cama, tanto del colchón como de la altura. Como consejo para la elección de las sábanas, es que te acerques a la medida real de tu cama.

Es decir, si tu colchón mide 1.35 lo conveniente es encontrar unas sábanas de esta medida, no más grandes. Al igual que el embozo (el doblez de la sábana encimera), apuesta por uno que mida entre 50 y 55 cm. El largo de la sábana encimera es entre 2,80 y 3 metros.

En cuanto a la almohada, rompemos con la tradición de una única pieza para dos personas. Si buscamos el bed styling perfecto, lo ideal es que hayan dos, una para cada uno y que cubran todo el espacio, llegando a los extremos de la cama. 

Respecto a las medidas, los expertos sugieren para una cama de 135 centímetros dos almohadas de 70 centímetros. Mientras que para una cama de 150 centímetros puedes optar por dos almohadas de 75 o de 80 centímetros. En este caso, si sobrepasa un poco la medida del colchón no se notará puesto que el edredón la cubrirá. Y si tu cama es de 180m, podrían ser dos de 90 cm o incluso 100 cm. 

No te olvides de los plaids y las colchas

Cuando se habla de bed styling en invierno, el plaid o la manta al pie de la cama es uno de los elementos que más utilizamos y de los más vistosos. Este debe cubrir el ancho de la cama y dejar que cuelgue entre 20 y 30 centímetros por cada lado. 

La colcha es otro de nuestros mayores aliados. Por ello, hay que tener en cuenta que la caída ha de ser menor por los laterales y mayor por la parte de los pies. Un truco top es el de dejarla doblada en el pie de la cama. ¡Totalmente estiloso! Y si es verano, apuesta por una colcha ligera, que le dará un toque sencillo y veraniego. 

¿Explosión de color o tonos neutros? ¡Elige tu estilo!

Para gustos, los colores, y no hay mayor verdad. En la elección de las tonalidades, puedes jugar como más te guste.

Si tu estilo es más acorde a los colores neutros o crema…¡Estás en la tendencia de este año! Apuesta por una colcha beige piedra que puedes combinar perfectamente con colores mediterráneos: azules claros, grises suaves, verdes eucaliptos, naranjas oxidados u ocres. ¡Seguro que llenarás tu cuarto de frescor y tranquilidad!

Si por el contrario, eres más de explosión de colores, deja que la funda nórdica sea la protagonista. Apuesta por estampados florales o texturas vibrantes y combina con rojos cereza,  naranjas intensos o amarillos mostaza . ¡Energía positiva al instante! 

Materiales que reconfortan

Te recomendamos que seas exigente, deja atrás el low cost e invierte en sábanas duraderas con buen percal de algodón de 500 a 600 hilos bien terminada, es decir, aquella a la que le han aplicado una técnica que mezcla varios tejidos como algodón e hilo.

Y sabes qué, ¿Cuánto uso crees que le puedes dar a tu ropa de cama? Si es de buen material, alrededor de 10 años y se encontrará casi como el primer día. ¡Invierte en calidad!

Y como pequeño tip a la hora de comprar tus sábanas o colchas, los expertos aseguran que antes de adquirirlos es conveniente preguntar si están sanforizados. Esto significa que los tejidos se han sometido a una técnica que impide que se encojan más de la cuenta y que sean de fácil planchado. 

Así que en cuanto a tejidos y materiales, el algodón y el lino (este último con hilatura en diversas versiones) serán los protagonistas. Además, estos tejidos naturales ayudan al descanso y a una buena transpiración de la piel. ¡Todo en uno!

Decora a tu gusto

En cuanto a tips para tu bed styling, te recomendamos que la sábana bajera tenga un color más neutro que la encimera. También, si vas a dejar ver el embozo sobre la funda nórdica, ten en cuenta que haya armonía en los colores y recuerda que el lado que debe quedar en contacto con nuestra piel es el derecho, la parte más suave y no el revés. 

Respecto a los cojines, puedes elegir una tonalidad igual que las sábanas o diferente. Recuerda que es de las partes más visuales, por lo que la combinación con la colcha y las sábanas será importante. En relación al número de cojines…¡Total libertad! Entre 6 y 8 sería la cantidad estándar. Eso sí,  de diferentes tamaños y colocados de mayor a menor, donde los más grandes quedan pegados al cabecero junto a la almohada. Por ejemplo, puedes poner filas de cojines y rematar con un cojín en el centro o un par más.

Para darle el toque «chic«, pon tu  manta y/o un plaid al pie colocados uno sobre otro, estirados o con una arruga muy casual y tendrás tu cama de revista. Puedes jugar con el mismo color o no, pero recuerda que en la variedad está el gusto, así que atrévete a mezclar texturas y materiales en estos dos elementos textiles. Por último, recuerda que mejor si el cubre somier es neutro, nada de colores extravagantes. 

Y para terminar, si quieres darle toques únicos a tu dormitorio, los cabezales son tendencia siempre así que…¡Aprovéchala! Como te explicamos en nuestro post de materiales naturales, puedes escoger uno de rafia o mimbre, dónde encontrarás un sinfín de formas que darán mucha vida a tu dormitorio.

O si eres más práctico y te gustan las cosas sencillas, puedes dejar atrás los cabezales y centrarte en las pequeñas decoraciones como lámparas de pie del mismo color que tus colchas, añadir cuadros y mucho más que podrás leer en nuestro artículo sobre la simplicidad de las habitaciones

Y para los más atrevidos, también tenemos recomendaciones nuevas sobre los patters. Anímate a incluir un papel original a juego con tu bed styling. ¡Ultra trendy!  

¡No te olvides de seguirnos en nuestra comunidad @Decommunity y déjate inspirar!