Normalmente cuando pensamos en minimalismo, nos imaginamos espacios diáfanos, de paredes blancas y desnudas, muebles escasos y decoración casi inexistente que, a menudo, transmite un ambiente un poco… frío. Pero no necesariamente tiene porqué ser así. De hecho una de las tendencias que viene con fuerza y promete arrasar en 2022 es el minimalismo cálido. ¿Te suena un poco contradictorio? Te aseguramos que no lo es. 

Vamos a analizar cuáles son sus características, qué lo diferencia y cómo crear un espacio en el que predomine esta nueva tendencia. Pero primero, lo primero. ¿Qué es exactamente el minimalismo y cómo se aplica en el interiorismo y la decoración?

que es el minimalismo

Qué es el estilo minimalista en interiores

El minimalismo se caracteriza por el lema de “menos es más”, acuñado por el arquitecto Mies van der Rohe. Es una filosofía en la que todo tiende a reducirse a lo más esencial y a deshacerse de cualquier elemento sobrante. Cuando trasladamos ese espíritu a la arquitectura y el diseño de interiores, da lugar a espacios abiertos, amplios, con tendencia a lo diáfano y al vacío, en los que las estructuras se reducen únicamente a los elementos necesarios. El minimalismo es una corriente en la que se usan las plantas de diseño abierto para crear sensación de libertad y que también ha recibido una gran influencia del diseño japonés tradicional. 

El minimalismo también implica crear espacios simples y ordenados, de líneas limpias y con una paleta cromática muy reducida. Se pone mucho énfasis en el orden porque aporta calma visual. El blanco suele tomar casi todo el protagonismo, a veces combinado con beiges o grises, y el color habitualmente solo se usa a modo de acento. 

minimalismo cálido decoración

Otro factor que define al minimalismo es su ornamentación escasa, reducida a unos pocos elementos bien escogidos que cobran gran protagonismo, como por ejemplo un único cuadro en la pared. En el estilo minimalista original, los muebles y accesorios se escogen por su funcionalidad, con líneas lisas y limpias que remarcan la naturaleza esencial de cada pieza. 

Por todas sus características el minimalismo se asocia a menudo a entornos que transmiten una sensación de frialdad. Sin embargo, es posible hacer que un espacio minimalista sea también cálido y acogedor. Eso es lo que busca el minimalismo cálido: combinar la sencillez y la calma propia del estilo con inputs que inviten a disfrutar del espacio.

¿Cuál es la decoración minimalista cálida que está marcando tendencia?

Estas son las claves principales de esta nueva tendencia. Toma nota.

Materiales Naturales

Para lograr la sensación de calidez, el minimalismo cálido recoge algunos de los elementos que plantean las tendencias nórdicas. Por ejemplo, se sirve de los materiales naturales y los objetos artesanales con carácter único. Las maderas y fibras como el mimbre, el ratán, el yute o el bambú, sirven para crear un entorno más acogedor. También hay espacio para la cerámica o el cemento, y se siguen empleando el mármol y el vidrio, pero se busca suavizar su efecto con fibras naturales que aporten calor.

el minimalismo cálido

Combinación de texturas

Para crear ambientes acogedores y cálidos, jugar con diferentes texturas es fundamental, ya que aportan distintas sensaciones, tanto visuales como táctiles. En el minimalismo cálido ese amor por lo liso tan característico del minimalismo tradicional, queda atrás. En su lugar se emplea la combinación de texturas, sobre todo naturales, para enriquecer la decoración de forma sencilla. Aunque hay que tener en cuenta no mezclar demasiadas texturas porque podrían generar una sensación de caos y desorden.

Elementos textiles

Los elementos textiles también son imprescindibles para sumar un toque acogedor al entorno, ya que proporcionan una dimensión táctil del confort. Por ello el minimalismo cálido combina diversos tejidos en una misma estancia, como el lino, la lana o el algodón. En los cojines, cortinas o tapizados, se pueden incorporar texturas como los gofrados y pequeños detalles que rompan con las líneas lisas. Las alfombras en colores claros son también uno de los elementos clave del minimalismo cálido, especialmente durante los meses de otoño e invierno.

minimalismo cálido

Uso del color

Cuando se usa una paleta de colores monocromática como se suele hacer en los diseños minimalistas y queremos añadirle algo de calidez, es importante jugar con sus diferentes tonos para romper su monotonía. Por ejemplo, un blanco puro se puede suavizar con toques de color crudo o con un blanco roto, o podemos emplear diferentes escalas de grises para generar combinaciones que resulten relajantes. El minimalismo cálido, además, se permite introducir detalles de otros colores para suavizar el blanco, especialmente en tonos ocres, nude, tierras, pastel o agua. Incluir algunos detalles de estos colores, ya sea en elementos textiles o decorativos, suma color y calidez a una estancia, y lo hace a modo de acompañamiento, en lugar de generar un punto de contraste, como sucede en el minimalismo tradicional.

que es el minimalismo cálido

Muebles de líneas curvas

Los muebles de líneas limpias y fuertes pueden dar un acento diferencial al espacio. No obstante, el minimalismo cálido apuesta también por los muebles curvilíneos y de formas más redondeadas, ya que transmiten una sensación menos rígida y de mayor dinamismo que invita al confort. Apuesta por muebles de madera natural, madera maciza y madera en bruto, fundamentalmente en tonos claros que visualmente resultan más ligeros. 

Buena luz

Potenciar la luz natural es clave en el minimalismo cálido, ya que contribuye en gran medida a lograr que un espacio nos resulte más agradable. La opción más sencilla es dejar las ventanas desnudas, pero si se cubren, la tendencia es emplear tejidos ligeros y en tonos neutros para que el sol y la luz natural puedan fluir. Si el espacio dispone de poca luz natural, es necesario hacer un uso inteligente de los elementos de iluminación.

el minimalismo decoración

Plantas

Las flores y plantas nunca han tenido importancia en el minimalismo tradicional. Sin embargo, juegan un papel destacado en el minimalismo cálido, ya que nos acercan a la naturaleza. Las plantas aportan frescura, serenidad y vitalidad al ambiente. Sin embargo, se trata de emplear especies que no resulten recargadas. Algunas que encajan bien en este estilo son los bambús, los ficus, los potos, las sansevierias, las crasas, los cactus y, en general las que son mayormente de hojas, aunque las orquídeas, por ejemplo, pueden dar un toque muy elegante.

Como ves, el minimalismo cálido, combina la sencillez original del minimalismo con algunos toques que ayudan a generar un entorno cálido y agradable en el que deseemos pasar tiempo. A pesar de sus nexos con el estilo nórdico, no debemos perder de vista que sigue tratándose de minimalismo. Y, por lo tanto, sigue teniendo como premisas la sencillez, la funcionalidad y el amor por los espacios vacíos. La belleza está en lo simple. Descubre mucho más sobre el minimalismo en nuestro magazine.