En 2023, Tallin, la capital de Estonia, tomará el relevo a Grenoble como Capital Verde Europea. Tras varios años presentando su candidatura, Tallin ha conseguido que la Comisión Europea premie sus esfuerzos y que la reconozca como una ciudad pionera en sostenibilidad. Así se ha impuesto a otras 15 ciudades entre las que se encontraban  Cracovia (Polonia), Sofía (Bulgaria), Helsingborg (Suecia) o Logroño (España).

La ciudad portuguesa de Valongo y la neerlandesa Winterswijk, serán las que recibirán el premio de la European Green Leaf, que reconoce los esfuerzos de pueblos y ciudades más pequeños, de entre 20.000 y 100.000 habitantes.

Para premiar su compromiso ecológico, Tallin, como Capital Verde Europea, recibirá un fondo de 700.000 € que invertirá en implementar las medidas de mejora necesarias para seguir avanzando en su camino de neutralidad climática, ya que la ciudad quiere reducir el 40% de sus emisiones para 2030.

tallin capital verde 2023

¿Qué aspectos se tienen en cuenta al nombrar una Capital Verde Europea?

El premio de Capital Verde Europea es una iniciativa que la Comisión Europea lanzó en 2010 para concienciar sobre la necesidad de mejorar las prácticas medioambientales en zonas urbanas. El objetivo final es el de animar a las ciudades a trabajar con un mayor compromiso de sostenibilidad medioambiental, social y económica.

Para otorgar los galardones se valoran 12 indicadores medioambientales: calidad del aire, ruido, gestión de residuos, gestión y tratamiento del agua, naturaleza y biodiversidad, movilidad sostenible, crecimiento verde y eco-innovación, uso sostenible del suelo, rendimiento energético, adaptación al cambio climático, mitigación del cambio climático y gobernanza.

tallin capital verde

¿Por qué Tallin es merecedora de este título?

La capital de Estonia impresionó al jurado internacional con su enfoque global hacia un gobierno más sostenible. Algunos de los aspectos que han influido en su victoria son su apuesta por las zonas verdes, la gratuidad del transporte público y la economía circular.

Estonia es uno de los países europeos más concienciados con el medioambiente y más comprometidos con el cuidado de su biodiversidad. Tallin, su capital, además de poseer un impresionante centro histórico medieval exquisitamente conservado que es Patrimonio Mundial por la UNESCO, cuenta actualmente con una red de áreas verdes, parques y jardines públicos que ocupan casi un 30% de la ciudad. La mayoría están ubicados en el cinturón de bastiones que rodea el casco antiguo, un auténtico corredor verde que contribuye a mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Además, la ciudad tiene en marcha un proyecto muy ambicioso para vincular también otras zonas naturales que existen alrededor y que actualmente están separadas, para conjugar mejor el espacio urbano y las áreas verdes.

tallin capital verde 2023 europea

Otro de los factores que ha tenido mucho peso en la decisión es que Tallin es una de las pocas ciudades europeas que cuenta con transporte público totalmente gratuito para sus habitantes. También la carga de los coches eléctricos es gratis en Estonia. Dos hechos que han contribuido a reducir considerablemente las emisiones en el país. Tallin también es un referente en gestión de residuos y en los últimos años ha aplicado planes estratégicos para reducir la contaminación sonora, ha tomado diversas medidas relacionadas con el agua, la calidad del aire y el desarrollo de la economía circular.

«Para nosotros, una capital verde significa que Tallin es acogedora, cómoda y limpia: una ciudad del futuro».

Mihhail Kõlvart, alcalde de Tallin.

Descubrir la ciudad: ¿qué ver en Tallin?

Con una población de casi 400.000 habitantes, Tallin no es solo la capital de Estonia, sino también la ciudad más grande del país. Es una ciudad costera, bañada por las aguas del mar Báltico y ubicada en el Golfo de Finlandia. Desde que el país obtuvo la independencia en 1991, después de la era soviética, la ciudad no solo ha avanzado en desarrollo sostenible, si no que también se ha transformado en muchos otros aspectos.

Es una ciudad pequeña, que se puede ver cómodamente en un par de días, aunque es probable que una vez llegues, quieras disfrutar de ella más tiempo. Si quieres conocer de primera mano la Capital Verde Europea 2023, no dudes en viajar a Tallin y pasear por su impresionante casco antiguo de tejados rojos.

Su centro histórico medieval conserva su estructura original del s. XIII y es uno de los mejores conservados de Europa. Tallin fue un centro de comercio muy importante, miembro de la Liga Hanseática, y ese pasado comercial es el que dió forma a la ciudad actual con sus estructuras defensivas y sus casas antiguas que construyeron los mercaderes.

casas de tallin

En el corazón de la ciudad vieja de Tallin está la Raekoja Platso Plaza del Ayuntamiento, que es uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Una plaza cuadrada con llamativas fachadas de colores y restaurantes con terrazas, que fue y sigue siendo el punto de encuentro de la ciudad. Entre los distintos edificios está la Farmacia Burchart que es una de las más antiguas del mundo.

Pasear por el casco antiguo de Tallin, es como retroceder en el tiempo. Recorriendo sus calles adoquinadas puedes descubrir algunos rincones de especial belleza, como la calle Pikk, el callejón Saiakang o el pasaje de Katarina.

Otra cosa imprescindible qué ver en Tallin son las murallas que rodean el casco antiguo de la ciudad. Las murallas originales que se conservan tienen una extensión de más de 2 km. con grandes torreones de planta circular y 6 puertas que antiguamente daban acceso a la ciudad. Entre ellas destaca la Puerta de Viru, del s. XIV, que da paso a la calle Viru, una de las zonas más comerciales de Tallin, con tiendas y restaurantes.

Aunque el paseo por las murallas es espectacular, las mejores vistas de la ciudad, están en los miradores de Toompea, una colina que divide el casco antiguo de Tallin en una zona baja y otra más elevada. Entre los miradores más populares están el mirador de Kohtoutsa y el de Patkuli, desde el que hay una vista espectacular de la puesta de sol. También en la colina de Toompea se halla la catedral ortodoxa Alexander Nevski, con sus cúpulas características y unas preciosas vidrieras y mosaicos, y el Castillo de Toompea, donde actualmente está el Parlamento de Estonia.

que ver en tallin

Alejándote del centro encontrarás el Palacio de Kadriorg, un palacio barroco del s. XVIII, que fue construido como residencia de verano para el zar Pedro el Grande y su esposa Catalina. En su interior alberga diferentes museos y exposiciones, y está rodeado por unos jardines monumentales muy bien cuidados.

Otra cosa que ver en Tallin si quieres un poco de contraste respecto a la ciudad antigua, es el barrio de Kalamaja y Telliskivi Creative City, que está justo al lado. Kalamaja era una antigua zona de fábricas y almacenes que ahora tiene un ambiente trendy con museos, tiendas y cafeterías. Del mismo modo, Telliskivi pasó también de ser una zona industrial a transformarse en un centro creativo y cultural.

Tallin: comida típica y sabrosa

En Tallin la comida tradicional, al igual que la del resto de Estonia, se caracteriza por ser sencilla, ya que sus orígenes son fundamentalmente rurales. Son muy típicos el pan negro, la carne de cerdo y los pescados ahumados. Otros ingredientes habituales son las setas, la patata, la col y los frutos silvestres.

Si vas a viajar a Tallin, debes saber que uno de sus platos más populares es el marineeritud irajas: anguila marinada que se sirve fría y normalmente se acompaña con una ensalada. También se consumen mucho los arenques, el salmón y la trucha ahumada, generalmente acompañados con pan y mantequilla. Si eres más de carnes, prueba con el Mulgikapsad, que es un plato a base de cerdo asado, col fermentada y patatas hervidas; con el Verevost, la morcilla típica de Estonia; o el Sült, un plato tradicional de carne de cerdo en gelatina.  Y si quieres combinar carne y pescado, no dejes de pedir el Silgusoust, un plato que combina arenque, crema agria y panceta de cerdo.

Otras recomendaciones para viajar a Tallin

El tiempo en Tallin es famoso por su inviernos largos, fríos y nevados. Durante esta época del año la temperatura máxima promedio está por debajo de los 3ºC, siendo febrero el mes más frío del año. Aunque la ciudad en invierno, con sus luces y sus mercados navideños es preciosa, si no eres fan del frío, la mejor época del año para viajar a Tallin es en verano. Concretamente, la época más cálida va desde finales de junio hasta mediados de agosto, cuando la temperatura oscila entre los 13ºC y los 21ºC de media.

Hay muchos hoteles en Tallin en los que alojarse. Una de las mejores zonas para alojarse es el casco antiguo, dentro de las murallas, donde están la mayoría de lugares de interés. La zona centro de Tallín, que está situada al sureste del casco histórico, es la zona de negocios de la ciudad, más moderna y con una gran oferta hotelera y de restauración. Otra elección interesante es el barrio de Kalamaja, una zona más bohemia, tocando el mar y donde hay una gran oferta de arte y cultura.

Tallin es una ciudad llena de encanto que parece sacada de un cuento de hadas. No defrauda. Inspírate con estos apasionantes destinos. Anímate a visitarla y a descubrir en primera persona por qué ha sido escogida como Capital Verde Europea.

arquitectura de tallin