El estándar Passivhaus identifica la eficiencia energética de más alto nivel en el mundo, las edificaciones con el sello son sinónimo de rendimiento y respeto por el medio ambiente.

¿Qué es el estándar Passivhaus?

El estándar Passivhaus reconoce aquellas edificaciones que logran reducir sus necesidades energéticas entre un 75% y un 90%, siendo la certificación más exigente que existe en la actualidad.

Gracias a la implementación de los principios recogidos en el mismo, las construcciones logran reducir a la mínima expresión sus requerimientos de calefacción y refrigeración. El resultado son viviendas o edificios capaces de abastecer su escasa demanda energética adicional a través de fuentes renovables, lo que supone un ahorro importante tanto para los propietarios como para el planeta.

No existen unos materiales, formas o productos concretos para definir el Passivhaus, sino que se trata de utilizar los recursos de la mejor forma posible para implementar las técnicas pasivas. ¿Cómo se consigue esto?, aprovechando al máximo los recursos del entorno para reducir nuestra necesidad de recurrir a instalaciones: orientación, forma del edificio, materiales…

Orígenes del Passivhaus: alemán con toques estadounidenses

El estándar Passivhaus tiene su origen en la Alemania de los años 80. Allí, una conversación entre el profesor Bo Adamson y Wolfgang Feist desencadenó los sucesivos estudios sobre el proyecto. Sin embargo, tanto la idea del proyecto como su nombre son de origen estadounidense.

La crisis del petróleo en Estados Unidos durante los años 70, impulsó a los constructores a buscar una fórmula para que los hogares consumieran poca o ninguna energía. Más tarde, sería el físico (también estadounidense) William Shurcliff, quien acuñara el término pasivo para referirse a este tipo de viviendas eficientemente energéticas.

Tras años de investigación en torno al sistema en Alemania, las primeras residencias Passivhaus fueron construidas para particulares en Darmstadt en 1990 (cerca de Frankfurt). Desde entonces la construcción de este tipo de viviendas se ha desarrollado en infinidad de países del mundo.

Principios básicos del Passivhaus

Como hemos mencionado, el concepto Passivhaus se basa en una serie de principios que se implementan en busca de la casa pasiva perfecta. Pero, ¿cuáles son esos principios que maximizan el ahorro energético?

Principios Passivhaus
Passivhaus Institut
  • Excelente aislamiento térmico. Evitar la pérdida de energía a toda costa es el principal objetivo.
  • Puertas y ventanas de alto rendimiento. Doble y triple acristalamiento para ventanas, vidrios que permitan maximizar las ganancias solares, evitar huecos…
  • Ausencia de puentes térmicos (zonas de pérdida y ganancia de energía no deseadas, como por ejemplo las esquinas). Esto se consigue colocando el aislamiento térmico de forma continua.
  • Estanqueidad de la envolvente. En las construcciones pasivas el interior debe convertirse en una burbuja.

Ventilación mecánica que permite recuperar el frío o calor mediante el aire renovado. Esto supone una reducción de recursos de climatización importantísima.

Mediterranean Passivhaus Concept: adaptando el estándar a al Mediterráneo

Si bien el concepto Passivhaus nace para dar respuesta a las necesidades de países fríos como Alemania o Suecia, algunos pioneros han sabido ver el potencial del estándar y llevarlo más allá.

Dyov studio
Dyov Studio

Este es el caso de Dyov Studio en el que nos invita a pensar en su Concepto de Casa Pasiva Mediterránea (Mediterranean Passivhaus Concept), como un organismo vivo, “abierto y cerrado”, flexible, capaz de adaptarse a cualquier clima, entorno o estética.

Tal y como ellos explican: “estamos convencidos que este organismo funcional Passivhaus, debe adaptarse a la idiosincrasia climática, cultural e incluso emocional y de costumbres, de cada lugar en el que se enclave finalmente. Es por esto que desde hace unos años estamos intentando racionalizar y fusionar este concepto Passivhaus “alemán” con el alma, la vida, costumbres y la cultura Mediterránea. Para ello, también es esencial, que los materiales elegidos, su disposición en obra y su adecuación  hagan  posible esa compenetración entre la idea, el medio y el objetivo final”.


Nace así el Mediterranean Passivhaus Concept, fruto de fusionar el concepto alemán original “cerrado”, con el alma, la vida, costumbres, la cultura mediterránea más abierta y con ciertos valores intrínsecos de la Arquitectura Popular Española.

Las Casas Pasivas Mediterráneas son el resultado de adaptar ese modelo cerrado, diseñado para dar respuesta a un clima concreto, a las condiciones no sólo meteorológicas sino también las intrínsecas del Mediterráneo. Pero todo no es extrapolable ya que no basta con adaptar la “máquina Passivhaus” a la latitud y longitud. En el Mediterráneo, la mayor parte del tiempo es muy permeable la relación interior-exterior.

Dyov Studio

Por lo tanto, el Mediterranean Passivhaus Concept adapta el estándar al estilo de vida, tipología de viviendas y necesidades de la zona en la que se ejecutan los proyectos. Su desarrollo en el Mediterráneo implica el saber trabajar con materiales propios del lugar, preservar la esencia del estilo de vivienda mediterránea y saber entender la importancia de la relación entre interior y exterior de la vivienda.

Así el Mediterranean Passivhaus Concept está pensado para crear edificaciones que funcionan como máquinas perfectas en su interior, pero integrando el exterior tanto en habitabilidad como en la aplicación del estándar. Factores como la orientación de la vivienda, tratamiento de la envolvente del edificio, la ventilación natural interior o las horas de luz solar, etc., serán por lo tanto determinantes. Pero también lo será el hecho de que el estilo de vida mediterráneo no se entiende sin contar con espacios exteriores en los que disfrutar. Ese es uno de sus sellos de identidad.

El Mediterráneo, pese a distar mucho de la propuesta original Passivhaus, es sin duda un lugar ideal para implementar el estándar ya que por sus especiales características tiene la capacidad de definir el modelo como una propuesta ultra eficiente y abierta, que ejecutada por los profesionales adecuados es capaz de integrarse de forma excepcional en cualquier lugar.

El futuro de las Casas Pasivas Mediterráneas es brillante y gracias a ellas también el de nuestro medio ambiente. En definitiva, este tipo de casas son un ejemplo de arquitectura sostenible, que apuesta por un futuro más verde, responsable y eficiente.

Si quieres ampliar más la información sobre este tipo de construcciones, descubre más sobre Mediterranean Passivhaus Concept aquí.