La nueva normalidad está aquí para quedarse (desgraciadamente). Cuando, hace casi un año, empezaron todas las medidas restrictivas por la COVID-19, nadie imaginaba (ni quería) seguir en esta misma situación. El distanciamiento social, el uso de la mascarilla y quedarse en casa, incluso para trabajar, se ha convertido en lo que hoy conocemos como “la nueva normalidad”.

Nos hemos adaptado a la situación de la COVID-19, hemos aprendido de ella y este 2021 tenemos que seguir haciéndolo. Al principio de la pandemia parecía divertido y la gente se sentía entusiasmada con la idea de trabajar desde casa: hacerlo en pijama, tomarse un descanso cada vez que se quería, mejor organización, mayor flexibilidad… Todo parecían ventajas pero, con el paso de los días, las semanas e incluso los meses, para muchos dejó de ser tan divertido y tan fantástico.

Si estás en esa situación en el ya famoso teletrabajo se ha impuesto en tu día a día, te traemos 10 consejos para que adoptes hábitos mucho más saludables para que te sea más sencillo sobrellevar esta situación. Con estos consejos queremos ayudarte a construir en casa una mejor nueva normalidad.

Teletrabajo: la nueva normalidad

Hemos recopilado diferentes consejos para ayudarte a que la nueva normalidad sea más llevable y también para ayudarte a ser más productivo y eficaz mientras trabajas desde casa.

1. Prepara tu día la noche anterior

Tómate un tiempo antes de ir a dormir para anotar en un papel (o en tu móvil) todas las tareas o planes que tienes para el día siguiente. Organízalo y márcate 2 o 3 objetivos (asumibles) que te ayuden a sentirte motivado/a. También es interesante que dejes preparado todo lo que necesitas para el nuevo día.

2. Establece un horario para tu nueva normalidad

Esto es muy importante porque, de lo contrario, el teletrabajo y tus tareas domésticas, como puede ser pasar tiempo con tu familia, quedarán totalmente desdibujados. Establece unos parámetros de tiempo a tu nueva normalidad para que sepas cuando es el momento de trabajar y cuándo el de desconectar.

3. Desconecta-te antes de ir a dormir

Hablando de desconexión, tumbarse después de cenar en el sofá con la tele encendida mientras navegamos sin destino a través de Facebook, Instagram o cualquier página web, es una práctica que cada vez realizamos con más asiduidad y sin apenas darnos cuenta. Al hacerlo, estamos desaprovechando uno de los mejores momentos del día para relajarnos junto a nuestra familia o simplemente, para reencontrarnos con nosotros mismos. Así que cada noche pon tu móvil en modo noche, prepara tu infusión favorita y simplemente relájate haciendo aquello que más te apetezca: ver la tele, leer o simplemente disfrutar del momento; de tu momento.

4. Ten una área de trabajo diferenciada

En la nueva normalidad este punto también es muy importante. No vale trabajar desde la mesa de la cocina o desde la del comedor. Lo mejor es tener tu propia área de trabajo, para diferenciar claramente los espacios. Además, como se prevé que el teletrabajo siga más tiempo es importante invertir en la tecnología adecuada para la “oficina” de casa (un buen escritorio, una buena silla…).

5. Establece unas horas de trabajo

Es importante que tanto tus compañeros de trabajo como tus jefes sepan cuáles son tus horas de trabajo. De cualquier otra forma, creerán que pueden enviarte emails o invitaciones de reunión a cualquier hora del día y nunca serás capaz de desconectar. En este mismo sentido, también es importante que tu familia (o compañeros de piso) conozcan tu horario para saber cuándo estás disponible. Sé claro respecto a horarios y expectativas para que tu nueva normalidad no se convierta en un caos.

6. Vístete todos los días: la nueva normalidad debe parecerse al máximo a la antigua

En tu nueva normalidad de teletrabajo puedes pensar que es genial poder trabajar vestido en pijama pero serás más productivo y te sentirás mejor contigo mismo si sigues manteniendo tu rutina diaria, como si tuvieras que ir a la oficina. Asegúrate de llevar siempre un look profesional y de ir bien vestido, ya que te ayudará a tomarte las reuniones más seriamente y a sentirte mejor.

7. Descansa y encuentra tus momentos

Una de las cosas buenas de trabajar desde casa es que el ritmo de trabajo no es el mismo que en la oficina, por lo que puedes encontrar cómo te sientes mejor trabajando (evidentemente siempre que el trabajo siga haciéndose bien). Por eso, es importante asegurarse que encuentras un momento en tu nueva normalidad para descansar, levantarte de la silla y salir a tomar el aire (siempre que se pueda). ¡No olvides moverte y desconectar!

8. Ejercítate

Sentirse bien y activo físicamente es uno de los mayores retos de la nueva normalidad. Es muy importante seguir con la rutina de deporte, aunque sea en casa, ya que nos ayudará a ser también más productivos en el teletrabajo al hacer que nos sintamos más vitales y mejor psicológicamente.

9. Establece una rutina de sueño

¿Has oído hablar en alguna ocasión de la latencia del sueño? Es el término utilizado por los científicos para referirse al periodo de tiempo que transcurre entre que nos acostamos y finalmente nos dormimos. Pues bien, existen numerosos estudios que demuestran que el hecho de acostarnos todos los días a la misma hora reduce considerablemente este intervalo de tiempo. Dormir es vital para sentirnos bien y al establecer una rutina de sueño como esta, empezaremos los días con mucha más energía y sin necesidad de retrasar el despertador cinco minutos más. Estar en casa sin movernos de ella no significa que tengamos que perder nuestros hábitos.

10. Practica la introspección: nuevos hábitos para la nueva normalidad

Ya que la nueva normalidad no es para nada normal, cuando el día llegue a su fin, practica la introspección: mira hacia tu interior y piensa en cómo ha sido la jornada, cómo te has sentido y reflexiona sobre ello. Una práctica muy recomendable antes de irte a dormir es pensar en aquellas tres cosas que te han hecho feliz durante el día. Eso te hará valorar las pequeñas cosas y sobre todo, te dibujará una gran sonrisa en el rostro que pondrá fin a un gran día.

Como hemos dicho, estos momentos que estamos viviendo no son para nada normales a pesar de que nos empeñemos en decir que estamos en la nueva normalidad. Recuerda que está bien no sentirse bien todo el tiempo, así que no seas duro contigo mismo. Lo más importante es que intentes ser la mejor versión de ti mismo si tienes que trabajar desde casa y estos consejos pueden ayudarte a conseguirlo. Sé adaptable y resistente y todo irá bien.