“Necesitamos estrategias para conocer qué es esencial y para llevarlo a cabo. ¿Qué es esencial entonces? ¿Hacer lo máximo con lo mínimo?”

Jean-Philippe Vassal Lacaton

Una vida más sostenible, más respetuosa con el medio ambiente y que cuide más y mejor de nuestro planeta es una obligación mundial. ‘No hay planeta B’ y cada vez somos más conscientes de ello. Por ello, una de las tendencias que pisan con más fuerza en el mundo de la arquitectura es el de las casas energéticamente eficientes, o también conocidas como casas ecológicas o casas ecosostenibles.

La arquitectura sostenible, por tanto, es vital en la actualidad, ya que este sector debe encontrar la forma de dar respuesta a un requerimiento social imperante: mayor sensibilidad medioambiental. Según cifras de la ONU, los edificios provocan casi la mitad de todo el uso global de energía y emiten el 40% de las emisiones de gases con efecto invernadero.

De hecho, el Premio Pritzker de Arquitectura, considerado el Nobel de esta disciplina, ha premiado al estudio de arquitectura Lacaton Vassal, del que forma parte el arquitecto con el que hemos abierto este artículo, por su preocupación por la sostenibilidad. 

Pero las viviendas ecológicas no son solo necesarias para un mayor cuidado del medio ambiente, sino que también tienen ventajas para el bolsillo de las personas que las habitan. Un buen diseño y uso de la tecnología actual permite un ahorro considerable en las facturas a final de mes.

Decálogo de las casas energéticamente eficientes

Pero, ¿qué define a una casa ecológica? Aquí te dejamos los 10 mandamientos que este tipo de viviendas deben cumplir para poder presumir de esta etiqueta. 

1. La orientación es clave en el diseño de casas energéticamente eficientes

Lo primero que debe cumplir cualquier casa ecológica es una buena orientación, es decir, una buena adaptación a su entorno. De esta forma, se consigue reducir el consumo ya que en invierno se calienta gracias al sol y se mantiene más fresca en verano. Para climas fríos, la recomendación es abrir huecos hacia el sur para aprovechar al máximo el sol mientras que en lugares más cálidos la proyección de aleros o vegetación exterior es clave para evitar el sobrecalentamiento interior.

2. Doble acristalamiento para las ventanas

Otro de los puntos importantes a tener en cuenta para una buena casa ecosostenible son las ventanas. Éstas deben tener doble acristalamiento para evitar que se pierda mucha energía. De hecho, a día de hoy, las ventanas cuentan también, como los electrodomésticos, con un etiquetado energético. Para tomar una buena decisión se debe tener en cuenta el entorno, ya que no todos los climas requieren el mismo tipo de ventanas.

3. Aislamiento térmico y acústico

Actualmente existen muchas soluciones rápidas y sencillas que aportan el aislamiento térmico y acústico necesario para que una vivienda sea más eficiente energéticamente. Por ejemplo, se puede inyectar lana mineral en la cámara de aire de las paredes sin obras. O también se pueden incluir paneles rígidos de aislamiento.

4. Casas ecológicas: controla el uso del agua

Damos por obvio que todo el mundo sabe que se debe cerrar el grifo mientras te lavas los dientes o te enjabonas en la ducha ya que hacer un uso racional del agua es otro de los puntos clave de las casas energéticamente eficientes. Y se puede conseguir sin renunciar al confort. A día de hoy existen grifos con mecanismos para controlar el caudal de agua y reducirlo por debajo de los 8 litros por minuto.

5. Iluminación de bajo consumo

Con las bombillas de bajo consumo y LED se puede ahorrar entre un 30 y un 80% en la factura de la luz. Ahora bien, para hacer un correcto uso de la iluminación a la hora de decorar el hogar, hay que tener otro tipo de factores en cuenta como, por ejemplo, la temperatura de esas bombillas.

6. Electrodomésticos con alta eficiencia energética

Esto significa que gastarán menos y, por lo tanto, que son más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Como hemos dicho al hablar de las ventanas, éstos cuentan con un etiquetado energético para clasificarse.

7. Climatización eficiente

En el primer punto hemos destacado la importancia de una buena adaptación al entorno en las casas energéticamente eficientes. El objetivo es precisamente evitar lo máximo posible el uso de equipos climatizadores, como los aires acondicionados, que suelen consumir muchísima energía.  

8. Adaptación al cambio: clave en las casas ecológicas

Cuanto más flexible sea el hogar en el que vivimos, más sostenible será a largo plazo. Para conseguirlo, lo más importante es diseñar un espacio que sea capaz de evolucionar con sus habitantes y que los espacios sean lo más diáfanos posible.

9. Sigue la gran regla de las 3 R de la sostenibilidad: reducir, reutilizar y reciclar

Lo ideal para ser lo más sostenible posible es acercarse a la idea de economía circular, que apuesta por un nuevo modelo económico mucho más eficiente en lo que respecta a los materiales, energía y residuos. Es decir, hacer uso de productos que se hayan fabricado con materiales reciclados y que al final de su vida útil puedan volver a reutilizarse de otra forma. 

10. Mejores hábitos de vida

La última de las claves para las casas energéticamente eficientes no tiene tanto que ver con el diseño de la misma sino más bien con los hábitos de las personas que las habitan. Nuestros pequeños actos cotidianos sí pueden tener grandes efectos sobre el medio ambiente (y también sobre nuestro bolsillo): apagar el agua mientras nos enjabonamos o lavamos los dientes, utilizar programas fríos de lavado en lavadoras y lavavajillas, apagar las luces, utilizar regletas con interruptor para evitar el consumo de electricidad en standby… Los pequeños gestos cuentan.

Si te gustaría leer más información sobre la arquitectura sostenible y las viviendas ecológicas, te recomendamos también nuestros artículos sobre arquitectura orgánica y las casas prefabricadas. Además, te animamos a que sigas las cuentas que forman parte de Decommunity especializadas en el sector de la arquitectura como @_archidesignhome_ o @worldarchitecturedesign.