Cuando hablamos de minimalismo nos referimos a la tendencia de tener lo mínimo, reducir a lo esencial. Es más, minimalismo quiere decir minimismo, y proviene de la palabra inglesa “minimal”.

Fue utilizada por primera vez por el filósofo británico Richard Wollheim para referirse a las pinturas monocromáticas de Ad Reinhardt y a la utilización que hacía Marcel Duchamp de objetos ordinarios, como, por ejemplo, el famoso urinario, que presentaba como arte.

Este término fue introduciéndose poco a poco en nuestras vidas, llegando incluso al mundo de la arquitectura y del diseño, creando así el concepto que conocemos a día de hoy como arquitectura minimalista.

Cabe destacar que el diseño minimalista estuvo muy influenciado por el diseño y la arquitectura tradicional japonesa, ya que la idea de simplicidad aparece en muchas culturas, pero, especialmente, en la japonesa de la filosofía “zen” y el estilo “feng shui». 

En este artículo vamos a explicar qué es la arquitectura minimalista, cuál es su origen y cuáles son sus características esenciales.

Origen de la arquitectura minimalista

Citas como “menos es más” del arquitecto Ludwig Mies van der Rohe, han hecho que cambiemos nuestro modo de ver la vida. El hecho de tenerlo todo, no significa que sea lo más necesario ni lo más adecuado.

A veces, tener lo realmente necesario y prescindir de lo demás, es mucho más exitoso que tener y abarcar todo. Lo mismo ocurre en la arquitectura y en el estilo minimalista. 

El concepto de arquitectura minimalista se caracteriza por despojar todos los adornos innecesarios hasta dejar las cualidades esenciales.

El fenómeno tan conocido de “minimalismo” nació en 1930, de la mano de Ludwig Mies. Pero, no fue hasta la década de 1960 cuando comenzó a popularizarse.  Aunque cabe destacar, que su mayor éxito lo alcanzó a finales de los años 80.

Mies fue un arquitecto germano-estadounidense que con frases como la ya mencionada, “menos es más” o “Dios está en los detalles” definió su propio estilo, consiguiendo crear un espacio funcional y más aprovechable.

Pero, ¿qué es realmente el minimalismo en la arquitectura? Aprovechamos para explicártelo a continuación.

El minimalismo en la arquitectura

El minimalismo trata de lograr la máxima simplicidad de los sujetos y el estado “zen” que simboliza libertad y vida. Además, consigue la belleza de lo sencillo a través de espacios pacíficos y llamativos.

Para ello, lo importante es no sobrecargar los espacios con elementos innecesarios y hacer uso de colores puros y monocromáticos, combinando colores neutros entre ellos.

Los materiales más utilizados en la arquitectura minimalista son todos aquellos materiales provenientes de lo rústico, como la madera, el acero inoxidable, el vidrio, o el mármol entre otros.

Para resaltar el diseño de arquitectura minimalista es importante elegir piezas que resalten su originalidad. Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de diseño minimalista? A un diseño que apuesta por lo esencial, y retira todos los elementos que rodean a lo básico.

Transmite muchas cosas con muy poco y aunque parezca más sencillo que crear otros diseños más elaborados, no es así. 

El diseño minimalista es todo un arte. Percibir los niveles de complejidad que ofrece la sencillez es más difícil de lo que parece, por eso, es importante captar los matices.

Realmente el éxito de la arquitectura minimalista en estos tiempos se debe a que sintoniza en la misma frecuencia que la modernidad. Donde el concepto debe estar muy cerca de lo funcional y la sencillez.

Seguro que después de saber toda esta información te estás preguntando cómo hacer arquitectura minimalista y qué características tiene. Sigue leyendo, porque a continuación te lo contamos.

Características del estilo minimalista en arquitectura

Son muchas las características del estilo minimalista en arquitectura, no obstante, aquí te mostramos las más destacadas:

Simplicidad

Predomina la sencillez, lo simple, tanto en formas como en objetos. Los diseños de las viviendas suelen ser sencillos con luz fría, elementos blancos y espacios abiertos.

Revestimientos y acabados elementales

Hacen uso de materiales de revestimiento para conseguir un efecto de unión entre varias partes, ordenando así su movimiento, además de ser visualmente más atractivo.

Espacios abiertos, limpios y llenos de luz

Los colores neutros y monocromáticos, las zonas despejadas, y/o un plano abierto entre cocina y áreas comunes permiten la abundancia de luz y brinda una apariencia de calma.

Decoración limpia

Este punto es fundamental para una arquitectura minimalista de interiores, ya que reduce la carga de elementos.

Uso estratégico de materiales

Es importante el uso estratégico de materiales para generar interés visual, creatividad y sensación de tranquilidad.  Además, la colocación de elementos muestra la personalidad de cada persona.

El protagonismo de las fachadas

Las texturas de fachadas deben ser discretas por lo que es conveniente evitar abundancia de adornos.

Ejemplos de arquitectura minimalista

Son muchos los ejemplos de arquitectura minimalista que podemos encontrar en el mundo, pero en este post vamos a dar destacar algunos de los más populares históricamente: 

Minimalist House/Shinichi Ogawa & Associates

Se encuentra en Japón y ha querido representar el estilo minimalista a la perfección desde un cubo. 

Es un proyecto denominado Minimalist House (casa minimalista). Representa las ideas más puras de un estudio reconocido internacionalmente por su trayectoria y por encontrar la pureza de los materiales y el espacio.

Shinichi ogawa and associates

La casa tiene dormitorios simples y un comedor con mucha luz. Además, goza de una habitación de estudio de lo más elemental, con dos ordenadores y dos sillas. 

Casa Viva/John Pawson

A Pawson le gusta el mar, por eso, muchas de sus obras arquitectónicas son cercanas al gran océano con vistas impresionantes.

Gilbert McCarragher

La Casa Viva es una vivienda moderna que literalmente relaja en su totalidad solo con verla. Está construida con materiales nobles como madera, elementos mínimos y básicos, formas geométricas simples y colores puros.

Aires Mateus & Associates

La Casa en Leiria (Portugal), donde el arquitecto minimalista apostó por el color blanco, tanto en el interior como el exterior de la vivienda, es otro claro ejemplo de arquitectura minimalista.

Una fachada digna de ver, un interiorismo elegante y sobrio combinado con madera y, el mínimo número de elementos posibles en cuanto a decoración.

Fernando Guerra | FG+SG

Actualmente, vivimos en un mundo lleno de estrés y agitación. Por eso, llegar a casa y disfrutar de un lugar que, con su arquitectura y estilo minimalista, nos lleve a un estado de calma y tranquilidad, nos ayudará a ver la vida de otra manera. 

Si te gusta la arquitectura minimalista y quieres seguir descubriendo grandes proyectos como los mencionados anteriormente, te invitamos a seguir la cuenta @_archidesignhome_ un paraíso para los amantes de la arquitectura a todos los niveles!