El sentido común es la base de todas las decisiones, también a la hora de elegir el mejor método para mantener tu casa ordenada. Cualquier estrategia es válida si se adapta a tu estilo de vida y te ayuda a minimizar tareas. Eso sí, todas requieren cierta constancia y, sobre todo, perder el apego a esas cosas que nunca usas pero que siempre guardas. 

¿Las estrictas normas de Marie Kondo no van contigo? En este post te damos algunas ideas para que mantengas tu casa ordenada cambiando pequeños hábitos del día a día que a la larga te ahorrarán mucho trabajo, porque, seamos sinceros, hacer las tareas del hogar es necesario pero muy aburrido. 

La ropa siempre ordenada

No hay desorden que nos desestabilice más que tener ropa ocupando espacios que no le pertenecen o abrir el armario y encontrar un cúmulo de ropa sin sentido. Por eso, el orden de nuestro vestuario es clave para una sensación de limpieza en el hogar. 

Una buena forma de ordenar el armario es colocar la ropa según su uso, es decir, la ropa que más te pones en la parte más accesible y la zona superior e inferior del armario lo que usas de forma más esporádica. Además, si todas tus perchas son iguales la sensación de orden será mayor. ¡Pruébalo! Verás como tener la ropa ordenada te aporta paz en el hogar. 

Objetos decorativos sí, pero sin pasarse. ¡Deja espacio! 

A todos nos gusta tener detalles bonitos en nuestras estanterías y librerías pero abarrotar los muebles de objetos transmite sensación de desorden. Para evitar esto, lo mejor es ocupar un 60% del espacio en libros o objetos protagonistas, el 10% en decoración y dejar libre el 30% restante. Así conseguirás que los muebles respiren y parezcan más ordenados. 

Mantener tu casa ordenada: Clasifica todo lo que guardas con etiquetas

Las cajas son muy útiles para mantener el orden, pero si no etiquetamos lo que incluimos dentro cada vez que necesitemos encontrarlo desordenaremos todas las cajas y las cajas dejarán de ser útiles. Ahórrate el trabajo posterior y recuérdate a ti mismo dónde has puesto cada cosa. 

No descuides tus suelos: la fregona debe ser tu mejor amiga

Acumular polvo y suciedad en el suelo es una de las evidencias más claras de falta de limpieza en el hogar, por ello un gesto tan simple como barrer y pasar la fregona puede ayudarte mucho en el orden de tu hogar. 

¿En la cocina? Nada de acumular platos sucios

Ya puedes tener la cocina limpia que si tienes platos por fregar la sensación de desorden lo inunda todo. Haz un pequeño esfuerzo y friega los platos cuando acabes de usarlos, así no se acumularán y mantendrás siempre la cocina ordenada. Si sois más de uno en casa haced turnos. ¡Mucho más fácil!

 (Bis). ¡Ventila para que tu casa huela siempre a limpio!

A la hora de hacer la cama por las mañanas, abre las ventanas y vuelvelas a cerrar antes de irte para que la casa renueve el aire y no se acumule el olor a humedad, que puede hacer parecer la casa poco limpia o descuidada. ¡Que corra el aire! 

En definitiva, la organización en casa ayuda a mejorar el estado de ánimo y a que nuestro hogar transmita una energía positiva. ¿Y que esto si no la base de la filosofía Feng Shui? Si combinas orden con armonía, conseguirás el máximo bienestar en tu hogar. Todo lo que necesitas saber sobre Feng Shui en nuestro magazine.¡Navega y descúbrelo!